viernes, 15 de mayo de 2009

Dietas


Todo bloguero que se precie conoce sus estadísticas, lleva su control. Hay montones de páginas en internet que vienen siendo para los blogueros de hoy lo que los viejos guarda-libros eran para los abasteros de antaño. Cada tanto informan de cómo va la contabilidad, cuántas y cuáles fueron las entradas y el resultado final aproximado del negocio.

Mi servicio contable es una página llamada Statcounter.com. No solo me dice cuántas personas visitaron mi blog, sino si es la primera vez que vienen o si son clientes viejos, en qué parte del mundo están, cómo llegaron. Es fascinante mirar el mapa del globo y ver aquellos puntitos rojos que señalan la proveniencia de tus visitantes tipo emperador romano que verifica las capitales de sus dominios, urbi et orbe. Estoy seguro que las señoritas soldado del Pentágono no se tiran mis orgasmos viendo los mapas de los cilos atómicos en sus pantallas.

Y después te envicias, claro, en la consulta de las estadísticas, como un lector compulsivo de noticias, o peor, como un mirón pornógrafo que se hackea las webcams de las víctimas distraídas. Lo malo es que, en mi caso, solo visitan mi blog cuatro gatos. (Tuve que bloquear la dirección IP de mi mamá porque me estaba adulterando los promedios). Yo que arranqué mi blog con aquellas ganas de seducir la humanidad y conquistar el mundo, terminé con los mismos cuatro gatos de siempre, ése puñadito de amigos devotos que me quieren a punto de ser condescendientes. Los demás son despistados barra as.

El Statcounter me dice que palabra o frase introdujeron los cibernautas en el motor de búsqueda para encontrarme. Y ver lo que la gente procura en internet es aun más fascinante que encontrar puntitos rojos en el corazón de Australia. “Ayúdenme por favor que no quiero llamar a mi esposo”, por ejemplo. Cómo carrizo mi blog puede dar respuesta a tan angustioso llamado, no me pregunten. Ni siquiera me imaginaba que la gente le pide cosas a Google como si estuviera hablando con José Gregório Hernández. Ahora me imagino los gritos de angustia, las súplicas y ruegos que deben de circular por ahí alrededor de la Tierra tipo truenos de soledad reverberando en el ciberespacio. Después están las búsquedas normales y canónicas de siempre, al estilo: “padres aciendo sexo con ijas”. Y viendo cosas como éstas uno se pregunta si era la tecla de la H que no funcionaba o si de verdad el tipo era un pedófilo incestuoso, analfabeta y genuino. Escalofriante mano. Pero de todas las búsquedas azarosas que por despiste terminan en mi blog, las más popular es sin duda “la dieta de la banana”.

La dieta de la banana es un cuento cuya primera parte publiqué aquí hace un par de meses. Creo que el sentido del cuento no se entiende hasta leer la segunda parte, y la alusión a la dieta de la banana es meramente circunstancial. En la entrada que sigue estoy “posteando” el cuento completo para que se entienda.

Bueno. La cosa es que La dieta de la banana se ha convertido en una especie de batacazo editorial (a mi humilde y muy modesta escala, claro). Ya se cuentan por centenares los “hits” a mi cuento. No cabía en mi espanto cuándo el fenómeno editorial comenzó. Por fin, me dije yo, estoy saltando al estrellato literario, ya era hora. Yo (¡ay incrédulo de mí!) que ya había perdido la fe en la cultura de la gente y en el buen gusto de la humanidad, de repente estaba saltando pal mundo de las letras con todos las candilejas encendidas. Sabía, muy en el fondo, que algún día sería reconocido mi valor y mi mérito. Que tantas horas de dedicación al trabajo pasadas en aciaga soledad algún día me serían debidamente reconocidas. Estaba feliz, pues, y no era para menos. Después de toda una vida acostumbrado a que la gente leyera mis cosas y me dijera “escribes muy bien, sigue”, ser leído de verdad verdad (y buscado!) era el nirvana del siglo, se pueden imaginar. Más de una vez llamé a mi esposa para que viniera a ver aquellos gráficos ascendentes de mis visitas en el Statcounter. ¿Viste, mujer descreída? Y tú diciéndome que ya era hora de que me buscara un empleo y que me pusiera a trabajar. Qué falta de fé, mija. Qué incomprehensión hacia el artista, mujer ingrata. Y los días iban pasando y las visitas aumentando, de forma constante pero inexorable, tipo contador de la luz.

El mundo estaba sediento de mis historias, todos querían leer La dieta de la banana. La América Hispana me solicitaba. Llegaba gente de Perú, de Chile, de España, de Argentina, México, Cuba (imagínate tú), buscando la “dieta de la banana por la mañana”, “la banana en ayunas”, “la tres bananitas diarias”, “la banana buena para el colestelol”, la banana por el culo a quién los parió a todos y todas, no joda. Yo me había pasado meses investigando para escribir aquel cuento...y el resultado era éste. Un poco de estúpidos, de gente burra, que me leía por error, por descuido, oops, perdón...yo...ya me voy, buscaba de verdad una dieta...que no se me hiciera muy cuesta arriba, usted me entiende...me gusta el cambur...

Pasadas pocas semanas me escribió una compañía con sede en la isla de Jeju, Corea del Sur. Me saludaban y eso, muy educados (todo en inglés), se presentaban como una compañía internacional especializada en regímenes nutricionales no convencionales y que estaban interesados en poner un anuncio en mi blog, si yo no me importaba. Marditos chinitos. Entre ellos y los despistados terminaron de putear las estadísticas de mi blog, y ahora ya no puedo distinguir entre un lector culto y un vulgar gordo o un chino estafador de mierda. Y cómo se dice en portugués, perdido por uno que se pierda por mil. Ahí va pues, para que las arañas y los bots de Google se vuelvan locos. Se los voy a subrayar para que no se pierdan.

Tags: dieta de la banana; banana por la mañana, la tarde y la noche; banana buenísima para rebajar; cambur parejo; coma banana y rebaje en una semana; banana con chocolate y caramelo; resultados garantizados; la dieta del chocolate vespertino tampoco es mala; dietas que no cuestan nada; coma lo que quiera y adelgace en menos de 24 horas; coma banana mijo, bastante, echele sin pena que va a quedar elegante.

Aqui va la cosa completa, pues.

20 comentarios:

Leila Macor dijo...

1. Me hiciste reír a carcajadas.
2. Me robaste un tema y te odio. Hace tiempo que quería escribir sobre esas búsquedas que reviso más a menudo que las propias estadísticas. A mi blog llega con mucha frecuencia gente que buscó en google: "venganzas", "vengarse sin que se den cuenta", "las mejores venganzas". Te copio -sin editar- algunas búsquedas que tengo hoy: "casadas en acción", "parejas sin dialogo", "mujeres con escotes", "segun la marea en costa rica, que numero debo jugar hoy viernes 15 de mayo 2009", "fotos de sexo bajo hipnosis", "como escribir mi autoestima".
3. Buena idea la de poner dieta-banana-dieta-banana-dieta-banana para aumentar tus visitas. Pero aquí te va una ayudita para que suban aún más: tetas tetas mujeres desnudas desesperadas sexo sexo tetas enormes en forma de sandía, de melón, de salchichón, sexo gratis caliente. Igual no te desanimes, de vez en cuando algún despistado se queda leyendo.
4. Si quieres contabilizar a los que te siguen REALMENTE, métete en feedburner.com. Vas a tener que habilitar feeds en tu página, poner un ícono de RSS, etc., pero no es nada que un desempleado no pueda lograr en su tiempo libre.
besos

Jaime Senra dijo...

Tú no me hiciste reír menos, chica. Estos escritores modernos son unos guachafitosos sin profundidad. Y tú también, brutos, hija mía? Yo no soy desempleado, soy escritor a tiempo entero. Coño, ni mis estimados pares me creen!!!

Fabrizio Macor dijo...

1 Oye cuando uno siente que alguien escribió algo que uno quiso haber escrito....estamos frente a algo bueno. Sentí, igual que Leila, que quería escribir algo así.
Cómo me pude reir! ahhh y le pudiste poner la vaina en inglés, banana diet y algo más.
2 Otra vaina...Oye pon tu cuento de la banana todo completo. Tengo el privilegio de haberlo leido completo y es, de todas las cosas tuyas que he leído, la que me ha gustado más.

Jaime Senra dijo...

Oye Fabro, el cuento completo de la banana sigue después de este post.

Célia Mendes dijo...

Muuuy bueno! Só tu para me fazeres rir assim, com vontade! Está descansado que o teu dia virá. Eu sei! Como aqueles velhinhos engelhados que sentem nos ossos e cheiram no ar a chuva que se avizinha, eu sei, com todos os meus ossos e sentido olfactivo combinados: o teu dia virá.

Alejandro Ramírez dijo...

Muy bueno,hermano, y muy divertido. Creo que seré el quinto gato.

Un saludo.

Anny dijo...

Hola,me encanta tu forma de escribir, y soy la sexta gata, pero inclúyeme entre los que buscan buenas lecturas...

tersat dijo...

Bien, ahora, en tus estadísticas, aparecerá un puntito rojo en el mapa de España, y seré yo que vine desde el blog de Leila que también leo (y que, también tendrá su puntito...)Así que no tuve que teclear cosas raras y, si me quedé, fue porque me pareció estupendo y divertido.
Claro que he de reconocer que estos "controles" intimidan un poquito.
Un saludo

manuel dijo...

Que buen Blog me gustó mucho , es el riesgo de la red, así como tú estás expuesto a que te visite cualquier pelagatos uno, al navegar, también está expuesto a caer en cualquier pagina basura ,( y lo que es peor: quedarse enganchado) por suerte yo llegué aquí por la recomendación de Leila desde hace como dos o tres semanas, y al blog de Leila por recomendación de la pagina El Castellano, así que ya puedes sumar un puntito más a tu contador desde la bella Ciudad de México , Saludos

LuKiA dijo...

JAJAJAJAJA. Ayer tuve una fiesta, tomé mucho tequila, me sentía terrible por la "cruda" y entré al blog de Leila para distraerme un rato. Me topé con tu blog. Me has hecho reír muchísimo.

Una gata mexicana más ;)

La Tilde Perdida dijo...

Que Leila te recomiende es éxito asegurado, así que además de por la banana, por Leila subirán tus visitas. Yo seré una más, desde el sur de España. Un saludo.

Jaime Senra dijo...

Hola Alejandro, Anny, tersat, Manuel, Lukia, La Tilde, uno, dos, tres...cuatro gatos queridos y amables que se han dado a la molestia de dejarme comentarios bonitos. Muchas gracias a todos.

Daniela dijo...

Yo tambien entre por el blog de Leila y.. ¡me has hecho partir de risa! ajjajajajajaj simplemente genial.

Dali-a color naranja dijo...

Buenas: Yo no soy escritora, lectora a todo el tiempo que puedo. Leo a Leila hace poco su blog me trajo aquí. Me divertí. Tendré que leer mas, para opinar y sobre todo tu cuento de la banana. Saludos desde España

Ireri dijo...

me gusto¡, y me hizo gracia tu escrito.. legue aqui, por Leila... a Leila llegué... jajajaja, como tus lineas lo dicen de casualidad navegando en este universo de ... simbolitos, y me quede¡ y creo que es completamente cierto¡, tambien me encntre con tonterias..., pero ya me estoy refinando.jajaja, y por eso contaras con un punto en mx, gdl. una gatita mas.
un comentario... me encantan los gatos... a los escritores parece ser la mascota ideal¡ verdad¡¡¡
sera... por aquellos de que no necesitan... mas que dar croquetas..¡cariño¡¡ ... ¡claro solo cuando ellos -LOS GATOS- lo requieren JAJA. ups ya perdi la cuenta del numero que me sigue¡¡
salutes. Ireri

Grupo Punto·Cachi dijo...

Jaime, levanta la mano aquí, el séptimo "gato-punto"; viajando directamente desde el Blog de Leila.
De lo más alegre por encontrarte.

Va un abrazo.
Flor.-

senddero dijo...

LLegamos por el blog de Leila. Yo soy escritor por gusto, pues aunque ya me ha dado uos centavitos escribir, de ninguna manera podría sostener lo que consume de gasolina el carro. Escribo en la pagina de cuenteros y ahora me explico porqué algunos de mis cuentos tienen un numero desproporcionado cerca de mil visitas." dos poesias para un hombre" que viendolo con otros ojos caerá sin duda en el doble entendimiento.
Excelente su relato y me sonrio sin llegar a la carcajada
Rubén García García

Jose Fuentes dijo...

Hombre...desde colombia, no recuerdo comollegue a su blog.....pero me orine de la risa..pero...bueno, deberia darse por bien servido que le pego a un titulo con un muy buen marketing

El Santy dijo...

yo experimenté ese mismo problema así que como prefiero tener cuatro gatos de LECTORES con mayúsculas a tener medio millón de hits pero que no leen mas que el título, le dije a blogger que no me incluya en la búsqueda de gogle ni yajú, tengo pocas visitas pero son de altísima calidad, que yo prefiero poco pero bueno

Grupo Punto·Cachi dijo...

(Por cierto Jaime, gracias, muchas gracias, por ser nuestro segundo seguidor... Fue tan grande la emoción, que aún no nos sobreponemos. El blog del grupo, se asemeja más a una fotonovela... Resulta tan aburrido leer una coreografía - Imaginate: "Giro a la derecha sobre metatarso izquierdo, la música en ese exacto momento, conmueve al interprete, este lo expresa elevando el hombro, el hombro derecho, claro; le suma de modo casi tautológico, bajar levemente los párpados - no los cerrará del todo, por cuestiones prácticas -" Y sigue... No funcionaba, decidimos entonces, que si bien la imagen resultaba más escueta, era preferible utilizarla por... Bueno, por el mismo motivo.
Así que ya tenemos planeado, de no llegar a funcionar nuestra profesión mudarnos a la gráfica y/o fotografía.
Nuevamente gracias.)
Flor.-